Aumentar rendimiento de Windows para optimizar tu sistema operativo

Aumentar rendimiento de Windows para optimizar tu sistema operativo

Sysmain es una utilidad nativa de Windows 10 cuya finalidad es ayudar a mejorar el rendimiento del sistema. Apareció con Windows XP bajo el nombre de Prefetch y, en Windows Vista pasó a llamarse Superfetch. En última instancia, el propósito de cada uno ha sido el mismo. Su fin es aumentar el rendimiento de Windows mediante la precarga de las aplicaciones que usa con frecuencia en la RAM antes de que necesite usarlas. En las últimas versiones de Windows 10, podrás encontrarlo en el Administrador de tareas como host de servicio Sysmain. En el caso de que utilices una versión anterior de Windows 10 o cualquier versión de Windows 7 u 8, lo encontrarás como host de servicio Superfetch.

Este servicio se ejecuta en segundo plano y analiza cuánta RAM se está usando y cuáles son las aplicaciones que se utilizan con mayor frecuencia. Cualquier aplicación que el servicio reconozca como “de uso frecuente”, comenzará a precargarse en la RAM. De esta manera, la próxima vez que se ejecute la aplicación, se iniciará mucho más rápido. No te preocupes por el consumo de RAM que esto pueda generar, el servicio se encarga de precargar las aplicaciones en la RAM que no se está utilizando. En raras ocasiones, la ejecución de Sysmain en segundo plano ha dado lugar a algunos problemas de rendimiento, como pueden ser calentamiento excesivo, arranque lento o problemas de rendimiento al jugar. Sin embargo, el problema más reportado por los usuarios es el de la utilización del disco duro al 100%, por lo que hay quienes optan por deshabilitarlo para solucionar el incidente.

Habilitar/Deshabilitar Sysmain para mejorar el rendimiento de Windows

Debido a que Sysmain es una función de optimización del sistema, detener el servicio no reportará mayor problema para Windows. No obstante, si su uso no te plantea ningún tipo de problema, lo ideal es dejarlo funcionar en segundo plano. Pero si experimentas problemas de memoria o de rendimiento en general, puedes intentar deshabilitarlo para comprobar si así se resuelve la situación.

Cómo deshabilitar Sysmain con el Administrador de tareas

  1. Accede a la aplicación Servicios desde el menú inicio
  2. Una vez en la aplicación Servicios, desplázate hacia abajo hasta SysMain. Solo tienes que hacer clic con el botón derecho y seleccionar Detener. En el caso de que estés utilizando una versión anterior de Windows, haz clic derecho en SuperFetch y Detener.
  3. Para evitar que el servicio se reinicie cuando inicies Windows de nuevo, haz clic derecho y selecciona Propiedades y Deshabilitado.
  4. Ahora el servicio estará completamente deshabilitado.

Cómo deshabilitar Sysmain con el Editor del registro

Antes de realizar ninguna modificación en el registro, asegúrate primero de hacer una copia de seguridad completa de éste, por si hubiera algún problema.

  1. Escribe regedit en el menú inicio y selecciona Editor del registro.
  2. Una vez dentro, dirígete a HKEY_LOCAL_MACHINE> SYSTEM> CurrentControlSet> Control> Session Manager> MemoryManagement> PrefetchParameters.
  3. Haz clic en EnableSuperfetch y selecciona Modificar.
  4. Aparecerá la ventana Edit DWORD, donde debes marcar el valor en 0 y Aceptar.
  5. Es posible que tengas que reiniciar el ordenador para que los cambios efectuados tengan efecto.